Clarín: Pese al e-mail, la pasión por las estampillas no deja de crecer

publicado en: Blog | 0

AHobbies. El cambio del correo tradicional por el electrónico no hirió a los filatelistas. Al contrario, gracias a la Web la actividad se globalizó y acceden a muchos más sellos.

En 1911, en la India, un avión biplano transportó un saco con cartas y así se transformaba en el primero en llevar correspondencia aérea. Más tarde los italianos, en 1917, fueron quienes crearon sellos para franquear las cartas y desde Torino a Milan hicieron el primer vuelo con el “correo aéreo”. Ya pasaron más de cien años desde aquellas jornadas épicas y hoy todo viaja a través de Internet a la velocidad de la luz. El mail agilizó todo. ¿Y qué hacen ahora los coleccionistas de estampillas en Argentina? Disfrutan de la tecnología que los acerca a lugares y sellos insospechados.

Jorge Alcañiz es el presidente de la Asociación Filatélica de Rosario y se entusiasma en contar que tanto él como sus colegas están chochos con las nuevas tecnologías al servicio de los sellos. “Gracias a Internet se produjo un crecimiento inusitado. Multiplicó las chances de reunirse y disparó la correspondencia”, le contó a Clarín el coleccionista. Es que ahora llegar a una estampilla que está en el otro lado del mundo es mucho más fácil. Se rastrea en el navegador y cuando se encuentra se hace el pedido. Luego, llegará en un paquete. Hace veinte años, probablemente nunca se habrían enterado de la existencia de ese sello.

Alejandro Argüello tiene un local en pleno centro porteño y dice que “Internet abrió la filatelia al mundo, lo hizo universal. Podés vender 24 horas al día todo el año”. De todos modos hoy se encuentran con una contra; en Argentina es complejo conseguir sellos que vienen desde afuera. “Si comprás algo de Francia tenés que pagar un plus con la tarjeta de crédito y si vas a la Aduana te cobran el 50% del envío y todo se encarece. Si comprás las de acá, no tenés problemas”, cuenta Argüello.

Claro que también están los que que juntan sellos en forma artesanal. Pasado el nuevo milenio El Ombú del Parque Rivadavia continúa siendo desde 1943 el punto de encuentro para quienes quieren comprar, vender o canjear sellos los domingos entre las 9.30 y 14.30. Hay puestos que ofrecen también catálogos y clasificadores, de gran utilidad. Allí van también quienes juntan o acumulan estampillas. Son los aficionados que no tienen en cuenta varios puntos importantes como el peso del papel, la filigrana, el año. Los coleccionistas, sí. Argüello explica que en Argentina ahora hay unos 10 mil coleccionistas y que bajó la cantidad de “acumuladores”, es decir, los que juntan estampillas en forma casi amateur.

Miguel Casielles es del sur, vive en Tierra del Fuego y dice que “en nuestro país hay unos 200 expositores”. En nuestro país hay muchos coleccionistas que recibieron medallas en las diversas exposiciones a nivel mundial. Daiana Caiselles, de 18 años, su hija, es una de las juveniles más galardonadas en ese tipo de eventos nacionales e internacionales (ver “Sin Internet no conseguiría…”).

El Correo Argentino, por su parte, sí bajó la cantidad de emisiones de estampillas. En 2006 fueron 40 y este año, 25. La última fue sobre los actores nacionales y el Festival Internacional del Cine de Mar del Plata. De todas maneras aún restan ver la luz otras tres emisiones. El año pasado fueron emitidos 24 y en 2012, 27. Pero también se aggiornó y desde el 19 de noviembre pasado lanzó la E-Tienda Filatelia, a través de la cual se puede adquirir todos los productos filatélicos. Este servicio prioriza la compra segura por medio del pago electrónico, y el tiempo de entrega de los productos. Desde su lanzamiento, se comercializaron casi 300 operaciones, por un valor promedio de $300. Tiempos modernos.

A la vez, Argentina es el país de Sudamérica con mayor actividad filatélica si de exposiciones nacionales e internacionales se habla. En los últimos años las hubo a nivel local tanto en Córdoba como en Tierra del Fuego y fueron organizadas por la FIAF (Federación Interamericana de Filatelia). Para marzo se desarrollará en Río Grande, la Expo del Fin del Mundo en la que participarán 14 países entre los cuales estarán, entre otros, Cuba y España.

¿Cómo es el nivel celeste y blanco en este tipo muestras? Muy buena ya que cuenta con expositores con Medallas de Oro Grande, la más importante en esta clase de exposiciones. Y tanto Argentina como Cuba son los países americanos con mayor presencia juvenil en las exposiciones.

Fuente: Marcelo Maller – Clarín